Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Títeres en París

with 8 comments

alfredeisenstaedt_titeresparis

Las caras de los niños en el momento en que el dragón muere a manos de San Jorge (en un espectáculo de títeres, claro) - Foto: Alfred Eisenstaedt, "The Parisian", Parc de Montsouris, París, 1963.

Más fotos de Alfred Eisenstaedt en el archivo de LIFE.

Written by Commedia

Lunes, 9 febrero 2009 a 8:07 am

Publicado en Fotografía

Tagged with , , ,

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Qué maravillosa foto😀

    Ana *

    Lunes, 9 febrero 2009 at 9:47 am

  2. Hola, Commedia. Genial foto. Hace poco, cerca de las Navidades, nos encontramos con una obra de títeres en uno de esos espacios que se aprovechan en un centro comercial. Representaban la historia aquella del leñador que pierde el hacha en el río y el pez le devuelve una de oro y él, honesto, dice que no es la suya; luego una de plata, que tampoco, y al fin la suya mellada y oxidada. Y el pez, en recompensa por su honradez, le da la de oro. Y luego la mujer, que es muy ladina… bueno, ya paro.
    El caso es que, como en toda obra que se precie, los personajes preguntaban al público, y apenas había niños al principio. Yo, a voz en grito: «Sííí» o «Nooooo, que está detrás de ti»; los niños se animaron y también gritaban; vinieron más; otros padres empezaron a contestar tímidamente…
    Mis hijas, que ya están en la edad de pasar mucha vergüenza, me tiraban del brazo: «Mamá, cállate», «Venga, vámonos». Jo, con lo que disfrutábamos cuando eran más pequeñas. Ahora tendré que esperar a que se les pase la etapa de ser adultas🙂
    Precioso blog.
    Un beso.

    Ana Lorenzo

    Lunes, 9 febrero 2009 at 12:53 pm

  3. @ Ana Espirulina
    A ver si tengo un poco de tiempo para bucear en el archivo de LIFE y pongo alguna otra maravillosa foto. Te lo advierto, hay cientos de ellas. Por cierto, ¿has probado a usar uno de esos churros de piscina para lo de tu banda iliotibial? Gracias (como siempre) por tu comentario.

    @ Ana Lorenzo
    Yo también soy de los que pienso que no hay una edad para disfrutar de las marionetas. En realidad, esto podría hacerse extensivo a muchas cosas, también a la así llamada “Literatura Infantil y Juvenil” con la que disfrutan los niños de 0 a 99 años. Bienvenida y gracias por tu comentario.

    Commedia

    Martes, 10 febrero 2009 at 1:02 pm

  4. Hace poco me enviaron fotos de una sesión de cuentos con un colegio con el que me llevo especialmente bien; hay feeling, por la razón que sea, casi magia. Pero se les escapó, aun así, al enviarme las fotos, hacer una selección en la que yo saliera bien. ¿Y qué interés puedo tener yo en verme a mí? De entre todas esas, la que más me gustó fue muy distinta: es una (sin calidad fotográfica como tal, por su disposición) en la que se ve la mesa de los libros, mi espalda y las caras de los niños.

    Esta foto es particularmente bonita. Pero es que los títeres tienen una fuerza particular.

    darabuc

    Viernes, 13 febrero 2009 at 10:47 am

  5. Desde luego los titiriteros debían estar haciendo un gran trabajo a juzgar por las caras de los niños, una foto preciosa que habla por sí sola.

    Santi Palillo

    Sábado, 14 febrero 2009 at 4:47 pm

  6. Supongo, darabuc, que debe ser muy gratificante ver la cara de los chavales cuando les cuentas un cuento. Como bien dice Santi, la foto habla por sí sola. Para mí, el mérito del fotógrafo está en haberse fijado en lo menos aparente y en saber captar el “momento decisivo”. Muchas veces no nos damos cuenta de que nuestra mirada está educada de acuerdo a unas reglas establecidas (sí, también la mirada tiene su “proceso de socialización”) y es difícil romper esas reglas para fijarse en los detalles que expresan todo. Alfred Eisenstaedt es uno de esos genios que nos enseñan a mirar de un modo diferente. Hay otros muchos tesoros de él (y otros fotógrafos) en los archivos de LIFE (a ver si tengo tiempo de descubrirlos).

    Commedia

    Lunes, 16 febrero 2009 at 12:41 pm

  7. Para quedárse mirándola horas.

    Ra

    Martes, 24 febrero 2009 at 8:53 pm

  8. Debe ser cosa del efecto hipnótico de los títeres.

    Bienvenido, Ra, y gracias por tu comentario.

    Commedia

    Jueves, 26 febrero 2009 at 11:22 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: