Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Viaje a Ítaca

with 13 comments

Dicen que un maratón no empieza cuando dan la salida para correr los 42 kilómetros 195 metros, sino en el mismo instante en que sueñas —algún día— en correrlo.

Mi primer maratón lo empecé hace ya unos años y el pasado domingo pensaba haberlo terminado, si no fuera porque una estúpida —por el que suscribe— lesión me lo impidió.

Amanecer durante una tirada larga. Casa de Campo (Madrid), Febrero de 2009 - Foto: Commedia.

Amanecer desde el Portillo de los Pinos, durante una tirada larga para preparar el MAPOMA 2009 – Foto: Commedia, Casa de Campo (Madrid), Febrero de 2009.

Estas dos últimas semanas —desde que me lesioné— he tenido tiempo para pensar en lo mucho que me hubiera gustado correr el domingo pasado. Pero ahora, al cabo de esos días, también pienso que nunca lo habría hecho si, a cambio, me hubieran pedido que renunciase a todo lo que he vivido desde que salí, olvidando a quienes me acompañaron siempre —gracias Nieves— y a los que conocí por el camino —corriendo o contando cuentos—. Todo eso —pienso— es lo que da sentido al esfuerzo que supone terminar un maratón, y sin ello no significa nada.

No creo que sea más sabio, aunque puede que ahora empiece a comprender lo que significan las Ítacas.

Quan surts per fer el viatge cap a Ítaca,
has de pregar que el camí sigui llarg,
ple d’aventures, ple de coneixences.
Has de pregar que el camí sigui llarg,
que siguin moltes les matinades
que entraràs en un port que els teus ulls ignoraven,
i vagis a ciutats per aprendre dels que saben.

Tingues sempre al cor la idea d’Ítaca.
Has d’arribar-hi, és el teu destí,
però no forcis gens la travessia.
És preferible que duri molts anys,
que siguis vell quan fondegis l’illa,
ric de tot el que hauràs guanyat fent el camí,
sense esperar que et doni més riqueses.

Ítaca t’ha donat el bell viatge,
sense ella no hauries sortit.
I si la trobes pobra, no és que Ítaca
t’hagi enganyat. Savi, com bé t’has fet,
sabràs el que volen dir les Ítaques.

____________________________________

Cuando salgas para hacer el viaje hacia Ítaca
has de rogar que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de conocimiento.
Has de rogar que el camino sea largo,
que sean muchas las madrugadas
que entrarás en un puerto que tus ojos ignoraban
y vayas a ciudades a aprender de los que saben.

Ten siempre en el corazón la idea de Ítaca.
Has de llegar a ella, es tu destino,
pero no fuerces nada la travesía.
Es preferible que dure muchos años,
que seas viejo cuando fondees en la isla,
rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino,
sin esperar a que te dé más riquezas.

Ítaca te ha dado el bello viaje,
sin ella no habrías salido.
Y si la encuentras pobre, no es que Ítaca
te haya engañado. Sabio como ya eres,
sabrás lo que significan las Ítacas.

Referencias:

  • Llach, Lluís, Verges 2007, Verges (23-24/3/2007), Claus, 2007, #07 00117.

Gracias, Gonzalo, por ayudarme con la traducción.

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Completamente de acuerdo y como a Ulises le ocurría muchas veces, oyes los cantos de sirena que te dicen: “donde vas tan temprano a entrenar”.
    La canción de Lluis Llach le va como anillo al dedo. Me ha gustado volverla escuchar, es una de mis favoritas.

    atotrapo2

    Viernes, 1 mayo 2009 at 6:51 pm

  2. Inevitablemente tengo que recordar que mi primer intento de Ítaca, allá por el 83, también quedó en eso, en intento. La hospitalización de un familiar, 5 días antes de la prueba, echó por tierra entrenamientos, inscripción, viaje, etc.
    Pero no acabó ahí el mundo; 57 Ítacas desde entonces dejaron en anécdota la que pudo ser la primera.
    Si de algo han servido esas travesías es para llegar al convencimiento de que el auténtico mérito no radica en acabar una Marathon, sino en poder estar en la línea de salida en condiciones de hacerlo; y eso Eduardo, tú mejor que nadie sabes que lo has conseguido. Así que ¡Enhorabuena y a dejarlo en anécdota!

    Rafa O.

    Sábado, 2 mayo 2009 at 1:35 pm

  3. Bien, pues tu camino será largo, pero llegarás, sin duda, más rico que el que lleva tres meses corriendo y se planta en el maratón🙂
    Yo tardé un año y medio, y tampoco lo cambio por nada. Pues eso, a seguir en el camino. El año que viene toca estar en la línea de salida. Solamente nos hace falta tenir una mica de sort.
    Como dice Lluis Llach, que tinguem sort, i que trobem tot el que ens va mancar ahir.

    Ana

    Sábado, 2 mayo 2009 at 2:46 pm

  4. Uno de mis poemas favoritos, de siempre. Cuántas veces me he tenido que recordar que “al menos” estoy en camino. Tener una meta, una ítaca, y estar en camino. Aunque quizá no llegue nunca, es más, mucho más de lo que muchísima gente tiene. Ulises llegó a Ítaca porque fue el único que consiguió tenerla siempre en su pensamiento (no la olvidó, no escuchó a las sirenas, no se dejó atrapar por reinas…). “Ten siempre a Ítaca en tu pensamiento”, qué sabio poema.
    Preciosa foto, como siempre.
    un abrazo y pronta recuperación.
    mluz.

    mluz

    Domingo, 3 mayo 2009 at 9:35 am

  5. Es muy curioso este poema cantado, en su versión de Llach. Yo no soy catalanista, pero a veces creo que mi tierra de origen sí es un poco rara, por preferir a Llach y Mr. Bean, que son gustos raros en el resto de España. El humor y la pasión colectivos (en la medida en que existen) son a veces particulares allí.

    (Luego todo es humo y hay gente que ama a Aute o a Llach en cualquier lengua. O gente, como yo, que no soporta apenas a Llach por lo que tenía de icono obligatorio en mi universidad, como marca del “bon català” y equis en la puerta: eres/no eres de los nuestros.)

    Pero dejo eso, que es un batiburrillo sin remedio y solo me va a traer disgustos, y vuelvo a Cavafis. Tiene algo raro, muchos poemas grandes, que además han pasado un filtro brutal como es el de traducir de una lengua rara y con métrica particular a lenguas muy distantes. Personalmente, quizá más que Ítaca, llevo conmigo “Ciudades”, también “Esperando a los bárbaros”.

    Cúidate, cúrate y, a malas, corre con la palabra (o con el cuento).

    darabuc

    Domingo, 3 mayo 2009 at 8:44 pm

  6. A mí eso de Ítaca me suena😉

    Que te recuperes pronto y ánimo para el próximo !!

    Pablo

    Lunes, 4 mayo 2009 at 8:52 pm

  7. ¡¡Chivatooooo!!

    Ana *

    Lunes, 4 mayo 2009 at 11:28 pm

  8. Que curioso que el mismo día hablemos los dos del portillo de los Pinos.

    Pronto estarás pensando en otro maratón.

    Santi Palillo

    Martes, 5 mayo 2009 at 12:03 am

  9. ¡πüρνη πÝτρα! …… y yo con estos pelos !!!

    Jesus

    Martes, 5 mayo 2009 at 9:45 am

  10. Anoche, revolviendo entre papeles (que es como aparecen las cosas), encontré un magnífico artículo de Antonio Muñoz Molina sobre La Odisea:

    La vida se le pasa a uno leyendo la Odisea, aunque no lo sepa, aunque no haya abierto nunca ese libro, o ningún otro libro. […] Una historia no duraría tanto si no ayudara de verdad a resistir, a vivir.

    Sabed que “mi propósito se mantiene”. Ahora sólo le pido a los Dioses que mi viaje a Ítaca (o más bien Ítacas, porque son muchas) esté lleno de aventuras y conocimiento.

    Gracias a tod@s l@s que me acompañáis con los cuentos, corriendo …o corriendo con el cuento.

    Commedia

    Sábado, 9 mayo 2009 at 11:29 am

  11. […] haberme hinchado comiendo carbohidratos, pero la ansiedad de la espera, unido al recuerdo de los tropiezos, me han cerrado la boca del estómago. Para colmo, recibo por correo electrónico un newsletter […]

  12. 3 años después, como ves, aún queda gente que llega a tus entradas “antiguas”…
    Me ha dicho mucho el poema. Entre otras cosas, que sin falta tengo que volver a leerme la Odisea ¡ya!
    En serio, me ha gustado mucho. Gracias por a traducción, no me habría enterado de nada…

    tecolinha

    Viernes, 20 abril 2012 at 12:42 am

  13. Y si, además, quieres compartir lectura con ella, acuérdate de algunas versiones que encontrarás en este mismo cuaderno: la de Peter Connolly, que incluye también la guerra de Troya; la de Coppin y Ronzon, magnífica para primeros lectores; y, de lectura más pausada, pero apasionante, la versión de La Ilíada de Roger Lancelyn Green.

    No bebas tanta maratón, que luego te emborrachas😀

    Commedia

    Viernes, 20 abril 2012 at 11:14 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: