Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Romance Matemático

with 8 comments

Y con la vuelta al cole, habrá que refrescar las Matemáticas.

Marina Sanfilippo, Cristina Mirinda y Brigitte Arnaudiès forman el Grupo Trécola (referencia en el Catálogo de Narración Oral del Centro del Cuento).

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Excelente narración.

    Alex Zambrano

    Sábado, 19 septiembre 2009 at 12:19 pm

  2. Desconocía la identidad del cero. Triste (y hermosa) es su historia.

    Commedia

    Miércoles, 23 septiembre 2009 at 11:05 am

  3. ¡¡¡Divertidíííísimo divertimento cuentista-matemático que no había podido escuchar hasta ahora !! ! Voy a ver lo de la identidad del cero, que me da curiosidad…

    PabloNSN

    Miércoles, 23 septiembre 2009 at 4:41 pm

  4. Para que luego digan que los números no tienen corazón…

    Me gustaría saber más matemáticas para los detalles que se me han escapado. Pero aunque hay trozos que me temo que me suenan a aquel famoso pasaje amatorio de Cortázar, en el que él le amalaba a ella el noema (y varias cosas más) y uno lo entiende aunque no lo entienda, el conjunto es sin duda muy divertido hasta para un lego total en la materia como yo.

    darabuc

    Viernes, 23 octubre 2009 at 7:34 pm

  5. Una narración así debe llevar una buena cantidad de horas de preparación (ni me lo imagino). Me gustó mucho la parte picante con lo de los puntos de inflexión.😉

    Compruebo que sigues con tus obsesiones (Cortázar). Yo las mías las olvidé, afortunadamente.🙂

    Commedia

    Martes, 27 octubre 2009 at 9:54 pm

  6. Como en aquel cuento de Patronio al conde en el que el señor da las gracias al ladrón, en vez de denunciarlo, lo bueno de tener amigos es que a la ingorancia de más cosas te lo llaman “obsesiones”.😀

    darabuc

    Miércoles, 28 octubre 2009 at 7:04 am

  7. Me dejaste pensativo… ¿qué cuento es (que ahora no lo recuerdo)?

    Commedia

    Miércoles, 28 octubre 2009 at 10:04 am

  8. Pues citaba de memoria y habrá sido a desmemoria, porque no lo he encontrado en una ojeada somera a una edición de la BV Cervantes. Aprovecharé para releerlo y te aviso cuando lo localice/si lo localizo. En mi recuerdo era un enxiemplo de generosidad y cómo disculpar una falta haciendo comprender el error sin afear la fama.

    darabuc

    Miércoles, 28 octubre 2009 at 10:49 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: