Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

El Señor Debajodelacama

with 7 comments

El tema y alguno de los elementos utilizados (el armario, la pesadilla durmiendo en la cama, etc.) sin duda se inspiran en el clásico de Mercer Mayer

ElSenorDebajodelacama

Una noche, justo cuando Jim empezaba
a dormirse, los muelles de la cama
crujieron, el colchón tembló,
y una cabeza apareció debajo de la colcha.

…pero el enfoque es muy distinto.

Chris Riddell utiliza el humor como herramienta fundamental en todos sus trabajos y éste (de los primeros en solitario como autor e ilustrador) no podía ser una excepción. No sé si será la mejor forma de tratar el “problema” de los miedos nocturnos (quiero que se me entienda, particularmente no creo en los cuentos terapéuticos como categoría) porque Jim (el protagonista) no pasa miedo en ningún momento y quizá no nos identifiquemos con él, pero la estética de sus dibujos y el desarrollo (hilarante) de la historia lo hacen muy recomendable para espantar pesadillas… a golpe de risas ¿por qué no?

Referencias:

  • Riddell, Chris, El Señor Debajodelacama (Mr. Underbed, 1989), trad. Carlos Torres, Madrid, Espasa-Calpe, 1ª edición, 1989, ISBN: 84-239-2867-5.

Tengo previsto llevar este libro para intercambiar entre los participantes de la próxima prueba del Circuito de Caóticas Carreras Clandestinas (pasado mañana en la Casa de Campo de Madrid). Inscripciones gratuitas en la web del Circuito. El des-organizador de turno (Santi Palillo) ha elaborado un completo documento, que incluye el reglamento de la carrera, de obligada lectura:

  • Palillo, Santi;  CCCCDC (Caótica Carrera Clandestina Casa de Campo), Madrid, Caóticos Mundi,  Septiembre de 2009.

Written by Commedia

Viernes, 25 septiembre 2009 a 7:11 am

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Para una más fácil lectura, he copiado el reglamento a que te refieres aquí: http://cccpq.net/?p=139 .

    Pablo

    Viernes, 25 septiembre 2009 at 10:07 am

  2. por qué dices lo de los “cuentos terapéuticos como categoría”?
    Porque consideras que todos lo son?
    o porque crees que no lo son?
    No quiero polemizar, eh, sólo es una preguntilla, jeje, es que casi me apunto a un curso titulado “el cuento como terapia”, y he oido que hay gente que los utiliza en este sentido.
    Un saludo y… hasta mañana🙂

    tecolinha

    Sábado, 26 septiembre 2009 at 6:31 pm

  3. Pablo, el Reglamento de la CCCCDC, la verdad, no ha servido para nada. La carrera fue un completo despropósito. Los desorganizadores de futuras CCCs deberían tomarlo como modelo para próximas ediciones.😀

    Me encanta la polémica, tecolinha, es lo que le pone un poco de salsa a esta bitácora.

    ¿Cuentos terapéuticos? Pongo un ejemplo que reseñé en otra anotación. No es fácil, pequeña ardilla se utiliza en los Servicios de Cuidados Paliativos de algún hospital para facilitar el proceso de elaboración del duelo de los niños (familiares de enfermos terminales). Como herramienta es muy útil ya le permite al pequeño entender e identificar sus propios sentimientos a través de un medio adecuado.

    Los cuentos, por tanto, pueden tener una finalidad terapéutica pero, ante todo, deberían tener una finalidad artística, la que buscan sus autores al escribirlo (y dibujarlo, si está ilustrado). No creo que un cuento se deba prescribir con receta ni escribirlo de encargo para, por ejemplo, educar las emociones (pongo este ejemplo porque está muy de moda) porque, en tal caso, su calidad normalmente deja bastante que desear.

    Si en alguna librería o biblioteca encuentras una estantería bajo el epígrafe Cuentos Terapéuticos mi consejo (si lo quieres) es que huyas de ella.😉

    Commedia

    Lunes, 28 septiembre 2009 at 1:20 pm

  4. Al final me llevé el cuento al agua, a ver si me ayuda a espantar mis miedos aunque debajo de la cama ya no cabe nada porque Pepi ha llenado el espacio de cajas plásticas transparentes llenas de cosas no tan transparentes, mis miedos siempre están encima de la cama.

    Seguro que a William le vendrá bien algún día.

    Santi Palillo

    Lunes, 28 septiembre 2009 at 7:34 pm

  5. A propósito, el reglamento no sirvió para nada pero es que los asistentes eran todos unos rebeldes.

    Santi Palillo

    Lunes, 28 septiembre 2009 at 7:35 pm

  6. Cajas de plástico debajo de la cama… Uhmmm, una pena porque ya no queda sitio para que se escondan nuestros monstruos y pesadillas, así que tendrás que hacer como Jim (el protagonista) y dejarles dormir en tu cama pero, eso sí, cuídate no sea que te dejen durmiendo en el suelo.😉

    Disfruta con W del cuento. Si no recuerdo mal hay un personaje que se llama como él: Guille brilla nariz.

    Commedia

    Martes, 29 septiembre 2009 at 9:10 pm

  7. P.D. (Por Despistado): Santi, incluí el Reglamento de la CCCCDC entre las Referencias del cuaderno porque creo que refleja muy bien el espíritu de las CCCs que celebran nuestras vidas y se ríen (risa amable y socarrona) de nuestro mundillo de carreras populares “serias” y, de paso, de nosotros mismos (lo más importante)… pero, es verdad, los participantes eran muy rebeldes.😀

    Commedia

    Martes, 29 septiembre 2009 at 9:58 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: