Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

El Nudo Gordiano

with 2 comments

En pleno invierno, en el corazón de la meseta de Anatolia, Alejandro y sus hombres se detienen en Gordión. Allí, en el templo de la ciudad, se expone una curiosidad: un carro consagrado a Zeus enganchado a su yugo por un nudo muy complejo. Según la leyenda, quien sea capaz de desatar el nudo se convertirá en dueño de Asia.

—No te conviene eludir esa visita. Si lo haces, te tildarán de cobarde —confirman sus oficiales.

Conducido por los sacerdotes hasta el corazón del templo, Alejandro se inclina sobre el carro para examinar el nudo. Tras echarle un vistazo, cae en la cuenta que es imposible desatarlo. ¿Qué hacer entonces? Observa a la multitud que hay a su alrededor, sumida en un profundo silencio. Al arrodillarse para tantear el nudo, su espada emite un sonido metálico cuando choca contra el suelo de piedra. Sin vacilar, la desenvaina, golpea violentamente el nudo, lo secciona con un corte limpio y exclama:

—¡Ya está deshecho!

Ante tal presteza de decisión y ejecución, todos quedan boquiabiertos, mientras que sus hombres, concentrados fuera del templo, lo aclaman. Todos están convenidos de que el joven conquistador no retrocederá ante nada. Los soldados lo llevan en hombros hasta el campamento. Aquella noche, los truenos rugen y los relámpagos rayan el cielo. Ven en ello la señal del reconocimiento de Zeus.

—El más poderoso de los dioses está de nuestra parte —afirman todos a la mañana siguiente—. ¡Está de nuestro lado y custodia a su protegido Alejandro que seguiremos allá donde vaya!

Referencias:

  • Joly, Dominique; Ronzon, Antoine (il.), La fabulosa historia de Alejandro Magno (Les fabuleuses histories d’Alexandre le Grand, 2005), trad. Ana Millán Risco, Barcelona, Oniro, 1ª edición, 2009, ISBN: 978-84-9754-391-0.

Written by Commedia

Jueves, 25 febrero 2010 a 1:14 pm

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. De existir por entonces un Comité de Competición le hubieran echado dos partidos, como poco😉

    Santi Palillo

    Sábado, 27 febrero 2010 at 1:31 pm

  2. Me parece que, de haber existido, se los habría merendado. Menuda decisión tenía el chaval. Todo un modelo en el que inspirarse.

    Commedia

    Sábado, 27 febrero 2010 at 2:41 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: