Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Zapatillas rotas

with 5 comments

Las zapatillas rotas son un orgullo para el corredor, una muestra de que se ha trabajado duro, un trofeo a exhibir. No sucede lo mismo cuando la pobreza te alcanza a los diez años.

Pobreza de los diez años

Toda mi angustia tuvo la forma de un zapato,
de un zapatito roto, opaco, desclavado.
El patio de la escuela… Apenas tercer grado…
Qué largo fue el recreo, el más largo el año.
Yo sentía vergüenza de mostrar mi pobreza.
Hubiera preferido tener rotas las piernas
y entero mi calzado. Y allí contra una puerta
recostada, mirando, me invadía el cansancio
de ver cómo corrían los otros por el patio.

Zapatos con cordones, zapatos con tirillas,
todos zapatos sanos. Me sentía en pecado
vencida y diminuta, mi corazón sangrando…
Si supieran los hombres cuánto a los diez años
puede sufrir un niño por no tener zapatos…
Que anticipo de angustia. Todavía perdura
doliéndome el pasado. El patio de la escuela
y aquel recreo largo…

Mi piececito trémulo, miedoso, acurrucado.
Mi infancia entristecida, mi mundo derrumbado.
Un pájaro sin alas, tendido al pie de un árbol.
La pobreza no tiene perdón a los diez años.

Matilde Alba Swann

Lo leí en Poesía Infantil i Juvenil. Me gustaría saber de quién es el dibujo que ilustra la entrada.

Written by Commedia

Martes, 30 marzo 2010 a 9:09 pm

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Antes en mi vida de jogger siempre quemaba las zapatillas por la suela. La suela se desgastaba después de meses y las tenía que cambiar. Ahora que tengo orgullo de runner (espero que no suene prepotente), las reviento por arriba, se me descosen o me salen agujeros en la puntera donde los dedos. Será lo de ir más rápido.
    Pero estoy de acuerdo contigo en que las zapas rotas son un orgullo del corredor,. En alguna carrera he visto a algún titán de los que corren un montón con zapatillas completamente destrozadas y hasta con cinta tapándole roturas, no veas lo orgullosos que iban, seguro que lo hacían para intimidar, como Martín Fiz cuando se dejaba barba sólo en las competiciones, para que parezca que se han machacado en los entrenamientos. Un saludo.

    Gonzalo

    Miércoles, 31 marzo 2010 at 8:49 am

  2. A mi me duele tirarlas: es como el entierro de la sardina, un duelo tonto pero intenso.
    By the way, precioso el poema

    Juan Pedregosa

    Miércoles, 31 marzo 2010 at 9:35 am

  3. No te lo comenté, pero está sacado de un museo de historia medieval y no constaba el autor, pues es uno de los tantos dibujos que se realizan para informar del tipo de material que hay en el museo. Me ha sido imposible localizar el autor.
    Me alegra que te gustara el poema, a mi me encantó.
    Besadetes

    Sàlvia

    Miércoles, 31 marzo 2010 at 12:24 pm

  4. Precioso el poema. Triste, también.
    Sigo recordando tus zapatillas en la última caótica🙂

    tecolinha

    Miércoles, 31 marzo 2010 at 10:41 pm

  5. Gonzalo, en el apunte sobre cómo comprar unas zapatillas no puse los consejos de Bob Glover sobre cómo reparar tus zapatillas porque creo que hoy en día casi nadie lo hace. Ahora tan sólo se tiran y se compran otras.

    Antes también las limpiaba. Ahora, cuanto más sucias, mejor. Salvo que haya ido por un barrizal, y entonces les echo un chorro de agua y las relleno de papel de periódico para que sequen rápido (y bien).

    Lo de romper las zapatillas por arriba creo que tenemos que mirárnoslo. ¿No será que nos van mu apretás?🙂

    Hola Sàlvia, bienvenida. Las alpargatas del dibujo dicen mucho de su dueño/a ¿verdad? Gracias por regalarnos tu blog. Es siempre un placer pasearse por él.

    Tecolinha, las zapas que viste en la última CCC se quedan para correr por la playa. Eso sí, tengo que pararme cada cierto tiempo para quitar la arena que entra por los agujeros (ahora tengo dos).😀

    Juan, yo sólo sabía del entierro que cierra las fiestas del carnaval (un duelo “tonto pero intenso”, como dices), pero cuando conocí el que se hace en Murcia para las fiestas de Primavera (que empiezan hoy) cambié de opinión. Del recogimiento y dolor de la Semana Santa a la fiesta total. ¡Cómo se lo montan los murcianos!

    Por cierto, el entierro es el próximo domingo. ¡Lástima no poder ir y llevar mis zapatillas rotas!😀

    Commedia

    Lunes, 5 abril 2010 at 9:04 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: