Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Sombras

with 6 comments

Plaza de Santa Teresa, Ávila - Foto: Commedia, 2009

El día era frío y aunque el sol se había asomado durante unas horas, no pudo con la nieve ni el hielo que forraban la ciudad. Salimos a la plaza de la Santa por la puerta del Alcázar. La plaza estaba transformada en una gran pista de hielo. Los gorriones piaban desaforadamente desde los aleros pidiendo algún alimento para no sucumbir en aquellas jornadas blancas y heladas. En la esquina, la casa nueva descolgaba sobre la calle sus miradores rebordeados también por un filo blanco de nieve. En el mirador del segundo se apiñaban curiosas las señoritas de Regatillo, chillonas y retozonas como otra bandada de gorriones. Al pie de los miradores un gomoso, con rizados bigotes, bombín y el característico bastoncito de Java, rondaba a las beldades. Doña Gregoria fulminó con una mirada terrible a las «descocadas» jóvenes.

—Día llegará —observó entre dientes— en que los hombres tendrán que subirse a los árboles…

Seguimos avanzando calle abajo, precedidos por las nubecillas de aliento que salían de nuestras bocas. Martina, medio a rastras de la mano de su madre, exhibía por encima de la bufanda apretada contra su nariz dos ojillos redondos y fulgurantes. Una vez en casa de su abuelo, la naricita y la boca de la niña fueron liberadas de la mordaza. Brincó a los brazos del abuelo y hubo un momento en que la perdí de vista oculta entre las barbas pobladas sin medida del viejo.

—Felices Pascuas, papá.

Doña Gregoria y el viejo se abrazaron fríamente. Apareció a poco la tía Rosa, larga, huesuda, anatómicamente exacta a mi patrona. Cuando las bocas de las dos hermanas se unieron, expresando recíprocamente los buenos deseos que la una sentía respecto a la otra, tomaron una semejanza extraordinaria con esas varas unidas en el extremo superior que se utilizan para sostener los emparrados. Luego la tía Rosa cogió en sus brazos a Martina y la besó hasta diez veces con ferocidad (ella no tenía descendencia), tanteándole seguidamente las partes más ocultas de su cuerpecillo.

—Hermana -dijo de pronto—, esta niña sigue siendo de la calidad del tordo: la cabecita pequeña y el culo gordo.

Referencias:

  • Delibes, Miguel, La sombra del ciprés es alargada, (1ª ed. 1948), Barcelona, Destino, 1ª ed, 2009, ISBN: 978-84-233-4105-4.

Written by Commedia

Lunes, 5 abril 2010 a 8:57 pm

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Je, je,je! Gracias, hacía falta.

    Leibi Ng

    Lunes, 5 abril 2010 at 9:30 pm

  2. 🙂
    Impresiona la foto. Al principio pensé que eran dos figuras corriendo (qué obsesión)

    tecolinha

    Martes, 6 abril 2010 at 7:04 pm

  3. Leibi Ng, Miguel Delibes siempre hace falta (imagino que te refieres a eso).😉

    tecolinha, guapa, me temo que padeces de maratonitis aguda.😀

    Commedia

    Martes, 6 abril 2010 at 7:22 pm

  4. De Delibes no me estusiasma ninguna novela de las que he leído, que por cierto hace bastantes años desde la última. Sin embargo cuando empiezo alguna sé que no voy a poder parar de leer hasta terminarla. Su estilo, su forma de narrar me parece de lo mejor. A veces me recuerda mucho a Rulfo. Gente con talento.

    Saludos

    Jaal

    Miércoles, 7 abril 2010 at 7:05 am

  5. Jaal, a mi me pasó que ésta no pude acabarla (me quedé al inicio del Libro Segundo). Hace algún tiempo habría sido un cargo de conciencia, pero después de leer a Pennac, se esfumó la culpa.😉

    Gente con talento, sin duda. Las imágenes que describe son siempre sugerentes, aunque no recordaba el texto cuando hice la foto.

    Commedia

    Jueves, 8 abril 2010 at 12:20 am

  6. […] un comentario Cuando la hice, no recordaba el texto que acompaña a la foto de la entrada anterior, pero hay una imagen que he soñado hacer muchas veces, recordando la que imaginó Delibes: […]

    Paquetes « Corre con el Cuento

    Jueves, 8 abril 2010 at 11:43 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: