Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

El Puente del Rey

with 16 comments

Le prometí a un amigo que escribiría una crítica de un libro malo. El caso es que cuando se lo prometí, hacía tiempo que la tenía pensada, pero a la hora de redactarla me costaba mucho ordenar las ideas, intentando equilibrarla, sin emplear una acidez gratuíta (la ironía es otra cosa). Siempre me ha parecido más difícil hacer una buena crítica (por la crítica, no por el libro) de un libro malo, que una crítica (buena o mala) de un buen libro. En fin, allá voy.

Nos lo trajeron el pasado año. El regalo, estoy seguro, es la prueba irrefutable de que ellos también se equivocan (después de todo los Reyes Magos no son infalibles). Tuvimos la precaución de leerlo antes de que cayera en sus manos. Después de hacerlo, lo escondimos, y nunca se lo hemos leído. Para mayor precaución, siempre ha estado cerrado el candado que lo guarda, aunque hubiera servido de poco, porque la llave siempre estaba puesta.

Durante algún tiempo, llegué a pensar en tirarlo desde el Puente del Rey, aprovechando que el Sr. Alcalde acababa de inaugurar su remodelación. La llave la haría desaparecer por otros medios, evitando así que nadie pudiera abrirlo si la corriente se lo llevaba y lo encontraba. Desde entonces, pasado tanto tiempo, no sé muy bien qué hacer con él.

Puente del Rey - Foto: Commedia, 2009.

Aviso para los/las carreristas que quieran participar en la CCC-CEEP (5ª edición de las CCC): el domingo, 13 de Junio a las 9:00 hrs, salida neutralizada en el Parque de La Arganzuela (plano). Una nueva entrega del recorrido en la web oficial del Circuito de Caóticas Carreras Clandestinas.

El caso es que las intenciones del libro, aunque ambiciosas, no son malas…

El Mágico Libro de los Infinitos Cuentos lleva el concepto de la magia y la fantasía a una nueva dimensión totalmente inédita, haciendo posible, por primera vez en la historia, lo que parece totalmente imposible. Un maravilloso regalo de alegría, ilusión y felicidad para el mundo, que nunca más volverá a perderse.

…pero el resultado, a mi modo de ver, es un completo despropósito. Como muestra, transcribo aquí el inicio de uno de esos infinitos cuentos. Las barras inclinadas indican el cambio de página.

Que todo el mundo escuche la extraña pero real historia que dice que hubo una vez / hace tanto, tanto que casi se olvida, / en un fantástico reino bajo las aguas / en donde había un gran desierto / un enanito / de largas piernas / y descendiente de un gran sultán / que tenía una voz muy bonita y que / era tremendamente ágil porque hacía mucha gimnasia / Le gustaba mucho ir a ver tiendas y la que más le gustaba estaba en / un árbol que estaba hueco / con forma de seta / con muchos libros / que se metía por debajo del suelo / en un lugar muy escondido y lejano al que casi nunca iba nadie / Disfrutaba cada día todo lo que era posible y, además / no tardaría en descubrir la oportunidad que siempre estuvo buscando, así que / cuando había dificultades, todos buscaban sus consejos / Y entonces sucedió de repente / en el mismo año en que cumplía los trece, una aventura fantástica / En aquel momento era verano y sucedió que  / un día en el que no tenía deberes / le ocurrió algo que, si se lo hubieran contado antes, no lo hubiera creído / un enorme rayo cayó de repente justo a su lado / a los pocos segundos, se puso a correr tan rápido como pudo / escuchó de repente: ¡ven por aquí! / vio que algo maligno ocurría / un pistolero muy peligroso / con la piel llena de escamas / con un gran pendiente en la nariz y / que profería horribles gritos / se personó de improviso y le disparó varias flechas / protegido por sus guardaespaldas y / queriendo comerle / Ante aquello, rápidamente echó a correr / …

El relato continúa de un modo similar. Siempre que se lee es diferente, ya que hay tantas combinaciones que sería imposible recordar una en concreto. Se me ocurre pensar que si me pidieran que, de memoria, contara una de estas historias no podría hacerlo. Defraudaría así las esperanzas del que quiere volver a escucharla, una y otra vez, palabra por palabra. Posiblemente ésta sea la forma de intentar revivir las sensaciones que sentimos la primera vez, no sé.

De lo anterior no debe implicarse que contar cuentos inventados sea una mala práctica, todo lo contrario. Es más, puede que esta forma de contar sea la esencia misma de los cuentos (¡si hasta alguien salvó el pellejo gracias a ello!) pero no estamos dispuestos a dedicarle el tiempo que merece porque, a pesar de lo que pueda parecer, no es fácil…

…¡pero es tan divertido!

Algunos días, cuando llega la hora del cuento, nos acostamos con la luz apagada y jugamos a inventar cuentos. Alguien dice la primera frase y, siguiendo un turno caótico, vamos dando forma al relato. Seguramente no lo hagamos tan bien como Isak Dinesen, y lo más probable es que nuestras historias terminen siendo tan disparatadas como las de El Mágico Libro de los Infinitos Cuentos, pero nos divierte y, de paso, entrenamos nuestra imaginación. Puede que hasta algún día nos salven la vida aunque, de momento, confieso que muchas veces soy el primero en caer dormido.

Referencias:

  • Anónimo; Panero Bertucci, Daniel (il.), El mágico libro de los infinitos cuentos, Barcelona, Dimensional Publications, 1ª edición, 2008, ISBN: 978-84-488-2822-6.

El Blog de Pizca de Papel le dió otro enfoque.

Una excelente guía, en edición de bolsillo, para iniciarse en el arte de contar inventar historias es la de Gianni Rodari.

  • Rodari, Gianni, Gramática de la fantasía. Introducción al arte de contar historias (Grammatica della fantasia. Introduzione all’arte di inventare storie, 1973) trad. Mario Merlino, Barcelona, booket, 1ª edición, 2006, ISBN: 84-8453-164-3.

Sherezade supo aprovechar su don para salvar la vida. En wikisource puede encontrarse la traducción de Vicente Blasco Ibáñez.

16 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Qué bien, de esto también se vive. En cierta imaginación pseudoinfantil y en los días de Facebook, parece que el objetivo del mundo sea hacer amigos. En realidad importa saber elegir de forma que se potencie la felicidad mutua y, por lo tanto, saber descartar. Así que crítica enamorada, sin duda, y también crítica descontenta.

    (Trabalenguas de corta vida: El enlace a Pizcadepapel está wikipediado. El deswikipediador que lo deswikipediare, buen pizcadepapelador será. Pizca es un lugar muy diverso y las partes no necesariamente comparten los criterios. Pero por la suma de razones que sea, no recuerdo haber leído críticas negativas, ni yo las he escrito allí.)

    darabuc

    Lunes, 24 mayo 2010 at 2:37 pm

  2. fe de ratas: … y, por lo tanto, no importa menos saber descartar.

    darabuc

    Lunes, 24 mayo 2010 at 2:38 pm

  3. Deswikipediado queda, Gonzalo, gracias por el aviso. Al incluirlo, no pretendía apuntar con el dedo a nadie, sino mostrar que la crítica es diversa. Y allá cada uno con sus gustos y preferencias, que no seré yo el que le diga “háganme caso a mí, que el otro no tiene ni idea”.

    Commedia

    Lunes, 24 mayo 2010 at 5:24 pm

  4. Es un tema abonado a la susceptibilidad, palabra fea que sin embargo, cuando trata de no hacer daño, no tiene nada de malo. No he pensado mal ni hay de qué: hay dos reseñas de un mismo libro, que cada lector lea las dos, busque el libro y se forme un criterio no de la “competencia” del crítico, sino más sencillamente, de la “proximidad”, casi diría “espiritual”, y en consecuencia de la utilidad de leer (antes) a uno o a otro. A fin de cuentas, una crítica no es una sentencia, sino un comentario que solo tiene sentido cuando lo usa un lector igualmente crítico, que tiene en cuenta quién firma (antes que el cómodo pero inútil “ah, pues lo ponían muy bien” o “lo habían dejado verde”). En la crítica de libros no es muy fácil de hacer, porque las voces se repiten relativamente poco fuera de los suplementos y el lector común tarda en hacerse con la novedad, pero en el cine creo que todos lo hacemos. Es fácil oír cosas como “bueno, si lo dice Boyero, ya sabemos de qué pie cojea” o al revés, “viniendo de Boyero, no me la quiero perder”.

    darabuc

    Lunes, 24 mayo 2010 at 5:41 pm

  5. Siempre es más fácil confiar (o desconfiar) en pocas referencias contrastadas. Con la inflación de información lo único que se consigue es oír ruido y, de paso, un buen dolor de cabeza.

    Por suerte o por desgracia, la crítica de literatura para niños y jóvenes (esa que se conoce por la etiqueta “LIJ”) está hoy en la red. Por supuesto que no me refiero a las revistas especializadas (CLIJ, Bloc, etc.), aunque alguna de ellas se diseñaran aquí (Imaginaria) o se hicieran accesibles (Babar, Lazarillo, Cuatrogatos), sino a los suplementos culturales de los periódicos, esos que se supone llegan al gran público y que muchas veces alfombran la jaula del pájaro nada más comprarlo. Allí la LIJ sigue ocupando un lugar marginal; el cine, secundario; la narración oral (de la que habla en parte este apunte) y las artes escénicas (títeres incluídos) para niños, simplemente, no existen.

    Quien quiera acercarse a la cultura para (aquí puedes elegir otra preposición) niños y jóvenes deberá hacerlo a través de internet. Ahora bien, antes tendrá que desbrozar un bosque. En fin, qué te voy a contar.😉

    Commedia

    Lunes, 24 mayo 2010 at 6:28 pm

  6. Un día alguien te cuenta una historia, mejor o peor y lo que deseas es que siga hablando, da igual el tema, da igual su punto de vista. Estoy pensando en una película-conversación “La silla de Fernando” y el que habla es Fernán Gómez. Desconozco la opinión de la crítica. La pena es que solo dure hora y media. En la voz de este hombre hasta “El mágico libro …” podría convertirse en algo recomendable, a lo mejor es creer en milagros.

    Saludos.
    Jaal.

    Jaal

    Martes, 25 mayo 2010 at 12:10 am

  7. Bueno, sí, también los charlatanes del Rastro entretienen (a mi me maravillan) pero, la verdad, no le saco mucha sustancia. Bueno, salvo que termine vendiéndome el exprimelimones.😉

    Lo de FFG es de traca: le invitan a una reunión para escuchar su oratoria, pero luego no le dejan ni abrir el pico.😀

    ¡Diversión asegurada! ¡hay bombón helado! ¡coca-cola, fanta, coooooopa de coñac! ¡precios populares! (claro, es gratis).

    ¿Qué decís, runners? ¿Os apuntáis a la próxima Caótica Carrera Clandestina (13 de junio, 9 hrs)?

    Commedia

    Miércoles, 26 mayo 2010 at 6:33 pm

  8. Y los políticos y gran parte de los ejecutivos de empresas y otros que están en las tertulias como entretenedores profesionales. Hay muchos. No solo los del rastro.

    No asocio FFG a charlatanería, ni a entretenimiento, pero seguro que me hubiera vendido un exprimelimones.

    No podemos apuntarnos a esta carrera equinoccional, vamos a San Antonio de la Florida. Gracias por la invitación

    Jaal

    Jaal

    Jueves, 27 mayo 2010 at 9:18 am

  9. Tampoco incluiría a FFG en esa categoría, y es verdad ¡hay tantos charlatanes aficionados!

    Que disfrutéis de la verbena y, si podéis, pasad por Mingo a tomaros una cervecita y una gamba ¡qué caramba!

    Commedia

    Jueves, 27 mayo 2010 at 10:11 am

  10. Conozco algún entretenedor personal: ninguno de ellos deja nada al azar. Hasta el desmadeje es intencionado. Es el mal del storytelling.
    Loadas sean las historias disparatadas, el orden caótico y la inventiva gratuita.

    Juan Pedregosa

    Jueves, 27 mayo 2010 at 12:31 pm

  11. Interesante entrada, Commedia, e interesantes comentarios. Yo también hago una actividad similar, creo que todos los hacemos o lo hemos hecho en algún momento. Pienso que es un juego, un proceso divertido e interesante en sí mismo, pero que para ser convertido en libro habría que haberlo llevado a su siguiente paso, es decir, a cuando salen realmente historias y cuentos. Para mí, es un libro a medio hacer, que se ha quedado en la cocina de cómo hacer un cuento sin llegar a ningún “plato cocinado”.

    mluz

    Miércoles, 2 junio 2010 at 11:53 am

  12. Pues yo he visto varios platos de muy buen gusto. Te quitaste la espina de publicar tu primer libro. Ahora toca hacerlo con el segundo, el tercero, el cuarto, etc.😉

    Commedia

    Lunes, 7 junio 2010 at 10:21 am

  13. No sé, Juan, a mi no me parece mal que algunos políticos decidieran releer a Sara Bryant. Después de todo, sus mensajes pasan mejor si te los cuentan como si fuera un relato. Gestos y demás son parte de la representación y, sin ellos, no sería lo mismo. El problema viene cuando aplican al pie de la letra el título del libro, es decir, nos consideran como niños y creen que cuando nos lo ponen bonito, nos lo tragamos todo.

    Por otra parte, creo que la palabra “storytelling” no tiene esa connotación negativa que puede tener “cuentacuentos” aquí. Afortunadamente parece que se va perdiendo.

    Totalmente de acuerdo contigo: las historias, cuanto más disparatadas, mejor, y aún mejor si las inventa uno mismo.

    Commedia

    Lunes, 7 junio 2010 at 10:37 am

  14. Encontré un buen final para “El mágico libro…”: ha ido a parar a una tómbola benéfica.🙂

    Commedia

    Martes, 22 junio 2010 at 10:37 pm

  15. Noticia de última hora: el lunes podrá verse en directo la destrucción del Puente del Rey (y aledaños). Razón aquí.

    Commedia

    Viernes, 9 julio 2010 at 12:02 pm

  16. […] el Puente del Rey, es preferible evitar los adoquines más irregulares —bueno, si podemos—. La entrada del fondo […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: