Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Diez patitos de goma

with 8 comments

14 de noviembre de 2007. Cuando el barco pasa el Canal de la Mancha, el maquinista Karl Hartmann sube a cubierta con un catalejo y examina el mar. Karl es un «cazador de patos»; se trata de un pasatiempo de algunos marineros que consiste en buscar patitos de goma descoloridos.

Todo empezó así: en enero de 1992, en el transcurso de una tempestad, un carguero perdió unos contenedores en medio del Pacífico. Uno se abrió y 29.000 patos, tortugas y ranas de goma salieron despedidos a la superficie del océano. La mayor parte de ellos fueron a la deriva hacia el sur y quedaron varados en las costas indonesias y sudamericanas. Pero unos 10.000 patos y ranas avanzaron hacia el norte, cruzaron el mar de Bering y entraron en aguas árticas. Posteriormente, alrededor de 1995, quedaron aprisionados en el hielo, para ser liberados seis años después cerca de Groenlandia y empujados en medio del Atlántico. Entonces, la corriente del Golfo los recogió y los arrastró hasta Gran Bretaña y la península Ibérica. Estos animales de goma insumergibles, que entre tanto han perdido el color por la acción del sol y el agua salada, se reconocen en cuanto se recogen porque llevan impresas las palabras First Years. El que encuentra uno informa del hallazgo a Curtis Ebbesmeyer, investigador americano de ciencias del mar. Para él, los patos son boyas de investigación que salen gratis y cuyos recorridos revelan muchas cosas acerca de las corrientes marinas. Curtis Ebbesmeyer ha creado en Internet un sitio especial para hallazgos en playas: http://beachcombersalert.org/RubberDuckies.html. Esta página informa no sólo sobre patitos de goma sino también sobre otros objetos arrastrados por el mar, como zapatillas deportivas, globos de cristal, maderas de formas curiosas y huevos del misterioso pájaro elefante.

Referencias:

  • Carle, Eric, Diez patitos de goma (Ten Little Rubber Ducks, 2005), Madrid, Kókinos, 2006, ISBN: 84-88342-80-2.
  • Korn, Wolfgang y Birgit Jansen (il.), La vuelta al mundo de un forro polar rojo. Pequeña historia de la gran globalización (Die Weltreise einer Fleeceweste, 2008), trad. María Cóndor, Madrid, Siruela, col. Las Tres Edades, 2010, ISBN: 978-84-9841-355-7.

Written by Commedia

Jueves, 28 octubre 2010 a 12:18 pm

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿Cazador de patos? Ummm, me gusta…mi mente enferma ya empieza a imaginar una caza de patos. ¿Alguna Duck Marathon en algún sitio? ¿Algún país donde haya muchos patos?….Un saludo Eduardo.

    Gonzalo Quintana

    Jueves, 28 octubre 2010 at 12:38 pm

  2. Ahora nos conectamos por el interné, pero antes nos relacionaban los vientos y las mareas. Todavía lo hacen. Más de lo que creemos.

    Saludos desde La Elipa.
    Jaal

    Jaal

    Jueves, 28 octubre 2010 at 10:55 pm

  3. ¿Ya no se encuentran mensajes embotellados o eso no se considera hallazgo?.

    Si voy a la playa estaré ojo avizor.

    Santi Palillo

    Jueves, 28 octubre 2010 at 11:17 pm

  4. Fascinante, Commedia.
    La leyenda de los patos navegantes la conocía ya, pero no sabía que se esté siguiendo su epopeya para avanzar en la ciencia.

    Muy interesante la entrada..y sí, estaremos atentos en la playa🙂

    mayayo

    Lunes, 1 noviembre 2010 at 12:53 am

  5. Ya estoy deseando sentarme en la orilla del mar deseando ver aparecer entre el oleaje un patito de goma.

    Ya la conocía, pero la historia es tan fascinante que como no iba a encontrarme con ella en este cuaderno.

    Un saludo!

    Miguel

    Martes, 2 noviembre 2010 at 1:39 pm

  6. […] su estilo es inconfundible, ya que sólo con ver la portada, sé que es suyo. La historia de los diez patitos de goma también es especial. Se trata de una de esas pequeñas historias de algo que se ha venido a llamar […]

    Ropa Limpia « Corre con el Cuento

    Martes, 9 noviembre 2010 at 12:53 pm

  7. Uuuy, menudo atraso llevo con los comentarios.

    Enhorabuena, Gonzalo, leí tu crónica de Dublín. Está claro que cazaste al tipo ese, pero bien cazado. ¿Nuevas cacerías? Hombre, conociendo tu afición coleccionista, quizá quieras ir al de Tokio. Fíjate tú por dónde, a lo mejor Santi quiere acompañarte.

    Mucha suerte con la última etapa de tu reto. Cuatro maratones en un año, en el que se cumplen 2500 de Maratón, no es moco de pavo.

    El amigo Ebbesmeyer también incluye un apartado para los mensajes embotellados (messages in a bottle o MIBs, en inglés) y otro para zapatillas Nike. Santi, mayayo, Miguel, ¡¡llevaos los prismáticos para buscar patitos (o zapas Nike) que no vendrán a la orilla a buscaros!!

    Estoy de acuerdo, Jaal, la globalización no es cosa de hace pocos años (una de las primeras grandes globalizaciones del comercio dicen que fue las redes de trata de seres humanos, desde el s.VII) sólo que ahora le hemos puesto otro nombre.

    Commedia

    Martes, 9 noviembre 2010 at 1:41 pm

  8. Eso sí, lo de los huevos del pájaro elefante no sé si terminará desacreditando al resto de los estudios. (*o*)

    Commedia

    Martes, 9 noviembre 2010 at 3:04 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: