Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Corazón de Oro

with 2 comments

Ilustración de Mikel Valverde (pulsar sobre la imagen para acceder a su blog)

[…] abrióse la puerta del gabinete imperial y presentóse un ujier anunciando al general Kissoff.

—¿Dónde está ese correo? —inquirió vivamente el zar.
—Está ahí, Majestad —respondió el genal Kissoff.
—¿Es la clase de hombre que necesitamos?
—Respondo por él, Majestad. Ha desempeñado ya misiones difíciles con notorio éxito.
—¿De dónde?
—Siberiano. De Omsk, Majestad. Posee todas las cualidades que necesita para llevar a cabo su misión.
—¿Qué edad tiene?
—Treinta años.
—¿Es hombre vigoroso?
—Majestad, puede soportar hasta el límite máximo el frío, el hambre, la sed y el cansancio.
—Según te explicas, parece ser que nos las tenemos con un hombre de hierro.
—Sí, Majestad.
—¿Y su corazón?
—Su corazón es de oro, Majestad.
—¿Cómo se llama?
—Miguel Strogoff. Capitán del Cuerpo de Correos de Vuestra Majestad.
—Que pase —ordenó el zar.

Momentos después, entró en la estancia imperial el correo Miguel Strogoff. Era un hombre alto, de complexión vigorosa, de anchas espaldas y amplio pecho; su poderosa cabeza advertía los bellos caracteres de la más pura raza caucásica, y sus miembros, admirablemente proporcionados, daban la impresión de palancas mecánicamente dispuestas para realizar cualquier labor de fuerza. Joven, de facciones correctas, ensortijábanse sus cabellos sobre su ancha frente. Su rostro, corrientemente pálido, se alteraba únicamente a impulso de algún movimiento rápido del corazón o bajo la influencia de una circulación más viva que la de la sangre arterial. La mirada de sus ojos era recta, leal, sincera e inalterable, cuyos labios carnosos y prominentes revelaban al hombre bueno, noble y generoso.

Tenía el temperamento del hombre enérgico y resuelto, del hombre que adopta rápidamente una resolución sin vacilar. En suma, era un hombre cuya mano parecía que «agarraba siempre la ocasión por los cabellos», figura algo atrevida, pero que, no obstante, lo retrataba con un solo rasgo.

Vestía un elegante uniforme de oficial del distinguido Cuerpo de Correos del Zar: botas, espuelas, pantalón ceñido, pelliza de pieles ricamente bordada con adornos de trencillas amarillas sobre fondo oscuro. Sobre su pecho lucía varias condecoraciones.

Todo en él revelaba —y el zar lo advirtió en seguida— al hombre «ejecutor de órdenes». Poseía, por consiguiente, una de las cualidades más recomendables en Rusia y la que, según observación del famoso novelista Turgueneff, conduce a los más altos puestos del imperio moscovita.

En efecto, si había alguien capaz de realizar la misión de llegar a Irkutsk a través de un territorio invadido, era únicamente Miguel Strogoff […]

Referencias:

  • Verne, Julio, Javier Puerto Baguera (il.) Miguel Strogoff [Michel Strogoff. De Moscou à Irkoutsk, 1876] trad. José Ángel Vidal Sales [1955], Barcelona, Bruguera, col. Historias Selección, 12ª edición, 1978, ISBN: 84-02-01291-4.

Written by Commedia

Martes, 10 enero 2012 a 7:14 am

Publicado en Novela

Tagged with , , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Si algún día viajase hacia las tierras de Oz, aprovecharía la ocasión, como el león, para pedir al mago un poco de valor. De eso, el correo del zar también está sobrado.

    -¿Y mi valor? -intervino el León en tono ansioso.
    -Estoy seguro de que te sobra valor -respondió Oz-. Lo único que necesitas es tener confianza en ti mismo. No hay ser viviente que no sienta miedo cuando se enfrenta al peligro. El verdadero valor reside en enfrentarse al peligro aun cuando uno está asustado, y esa clase de valor la tienes de sobra.
    -Puede que así sea, pero, así y todo, me domina el miedo -declaró el León-. En realidad me sentiré muy desdichado si no me das el valor que le hace olvidar a uno que tiene miedo.
    -Muy bien, mañana te daré esa clase de coraje -replicó Oz.

    El mago de Oz – Lyman Frank Baum

    Un saludo, y feliz año de carreras y cuentos!!!!!!

    Miguel

    Martes, 10 enero 2012 at 11:09 am

  2. ¡Por supuesto! Debería haber recordado al Mago de Oz. Gracias por recordármelo… Es cierto, a veces hay que buscar el valor que no se ve.

    Feliz año de carreras y cuentos también para ti🙂

    Commedia

    Viernes, 13 enero 2012 at 8:27 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: