Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

El Mito del Ejercicio

with 10 comments

Los veo por la mañana cuando voy de camino al trabajo. Los veo desde las ventanas de mi oficina durante el día. Y por la noche, siguen moviéndose de aquí para allá: mujeres vestidas con ropa estilosa, apresurándose para llegar a sus clases de gimnasia; hombres de mediana edad que entran y salen de Central Park; gente de todas las edades y condiciones, jadeando y sudando en su camino hacia la versión actual de un estilo de vida saludable.

Soy cardiólogo, tan deseoso de salvar las vidas de los demás, como los demás se aferran a la suya propia. Y a pesar de mi interés y su esfuerzo, los deportistas son más propensos que cualquier otro para terminar entre mis pacientes. Los deportistas que llego a ver, y tal vez ayudar, son sólo algunos de las decenas de millones de personas en los Estados Unidos que ahora hacen footing o corren con regularidad, y una mínima fracción de los muchos millones más en este país y alrededor del mundo, que han sumado a la causa general del ejercicio vigoroso. Son los representantes de todos los que han comprado la idea errónea de que el esfuerzo extenuante promueve la salud y la longevidad. Están buscando un objetivo inalcanzable. Son las víctimas del mito del ejercicio.

Referencias:

  • Solomon, Henry A., The Exercise Myth. A New Approach to Health and Fitness, Bathan Books, 1984, ISBN: 978-0553257311.

De vez en cuando salen publicados artículos que confirman, rechazan y/o matizan lo que defendía el Dr. Solomon en los 80.

La paradoja del corazón que corre
El ejercicio de resistencia sí daña el corazón
El corazón de los maratonianos está a salvo

Written by Commedia

Viernes, 17 febrero 2012 a 9:31 am

Publicado en Correr et al.

Tagged with , ,

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Nuca lo sabremos a ciencia cierta ya que como dices salen estudios en uno y otro lado. Mi sentido común me dice que lo sano es la moderación y que los maratonianos populares nos pasamos de rosca y lo pagaremos.

    Gonzalo Quintana

    Viernes, 17 febrero 2012 at 10:14 am

  2. Interesante.
    Al final, la gente siempre hace (hacemos) lo que nos da la gana. Unos se parten el lomo corriendo (sean maratonianos o no) y otros no levantan el culo del sillón.

    Moriremos todos.

    Salud!

    La Gazza Ladra

    Viernes, 17 febrero 2012 at 4:26 pm

  3. Interesante, muy bien que lo recojas y publiques.

    Un abrazo

    tecolinha

    Viernes, 17 febrero 2012 at 6:57 pm

  4. “….una mínima fracción de los muchos millones más en este país y alrededor del mundo, que han sumado a la causa general del ejercicio vigoroso…” jajajaja.

    De lo que hay millones y millones en el mundo civilizado es de obesos hipertensos.
    ¿Vigoréxicos en España? Leyenda urbana. Cuantos de los 45 millones de españoles hacen 1 maratón al año, o una etapa de 3 puertos con la bici, o hacen 20k de esquí de fondo, o nadan una hora seguida, o….🙂

    No confundamos el femenino circuito-pilates con ropa estilosa en el Gym o la masculina pachanga futbolera con los amigos el Domingo antes de las cañas y sus millones de entusiastas, con el “ejercicio vigoroso” que hacen 4 enfermos a los que sociedad ya se preocupa de aislar

    mayayo

    Viernes, 17 febrero 2012 at 11:06 pm

  5. Pues después de leer los artículos la conclusión a la que llego es que cuando se estudia seriamente a decenas miles de practicantes durante una décado o dos, la práctica deportiva se muestra sana. Luego claro, anécdotas, experiencias personales o estudios tratados de forma periodística dan para hacer titulares y dar tema de conversación. Y por supuesto, el exceso siempre es malo, incluido el exceso de moderación.

    Alfonso

    Sábado, 18 febrero 2012 at 12:07 am

  6. Soy partidario de que cada cual se machaque como le venga en gana.
    Lo que me da pena es que algunos lo hagan para engrosar las cuentas de Nike (o similares).

    Muy bueno el apunte Eduardo.
    Salu2
    G

    GuillermoGuillermo

    Domingo, 19 febrero 2012 at 10:21 pm

  7. En otra parte del libro, Solomon advierte del riesgo de la arterioesclerosis en los practicantes de ejercicio físico, y señala también la aparente falta de interés de los corredores por recibir el asesoramiento adecuado para sus dolencias. Para ilustrarlo, cita el libro de James Fixx «The Complete Book of Running», la biblia del running en los 1980s:

    cuando un corredor lesionado va al médico, lo hace como último recurso. Anteriormente, habrá intentado cualquier cosa que le permita seguir corriendo —incluido rezar.

    Irónicamente, meses más tarde de la publicación del libro —he corregido la fecha— Fixx moría de un ataque al corazón durante uno de sus entrenos habituales. La autopsia reveló que sufría una grave arterioesclerosis —del 70 al 95%— en las arterias coronarias. Un par de años más tarde, se revisaron las causas de su muerte: Fixx tenía antecedentes familiares de dolencia cardíaca, además de que había sido fumador habitual y pesaba 100 kgs antes de empezar a correr. Por supuesto que, el caso de Fixx, no hizo más que para darle la razón a la corriente de opinión que apoyaba al Dr. Solomon, pero también fue provechoso para avanzar en el diagnóstico y prevención de dolencias cardíacas entre los deportistas.

    Por otra parte, hay que tener en cuenta también que la obesidad en los países del “primer mundo” no era —en los 1980s— una pandemia —como lo es hoy—.

    El ejemplo de Fixx podría ser el caso de muchos corredores populares que se compran un par de zapas para bajar de peso y, de paso, dejar de fumar. Seguro que todos conocemos a alguno/a, pero ¿cuántos de ellos/as deciden hacerse un chequeo —aunque sólo sea un electro— antes de echarse a la calle a trotar?

    Commedia

    Lunes, 20 febrero 2012 at 1:08 am

  8. Con motivo de la celebración de los 100K de Vallecas, el blog de Spanjaard se hace eco hoy de una interesante iniciativa del CSD para estudiar la repercusión de carreras de ultrafondo sobre la función del corazón.

    Commedia

    Lunes, 20 febrero 2012 at 1:27 am

  9. No corráis tanto que es malo😉

    Al final va a ser verdad lo que ya decía hace unos cuantos siglos Aristóteles de que la virtud está en el medio….
    http://www.filosofia.org/cla/ari/azc01043.htm

    Yo como practicante con mesura de esto del correr, me libro de los efectos malignos para mi corazón, de mis marcas mejor hablamos otro día😉

    yisus

    Lunes, 20 febrero 2012 at 12:22 pm

  10. Un chaval —67 años, +120 maratones— que conocí hace poco me contó su secreto: muchos kms, a ritmo chafardero, y siempre estás listo para acabar una maratón (o dos) todos los años🙂

    Gracias por las referencias, por cierto😉

    Commedia

    Martes, 21 febrero 2012 at 11:27 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: