Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Cruzar Fronteras

with 11 comments

El sentido de la vida es cruzar fronteras
Ryszard Kapuscinski

Fronteras, límites… Sirve cualquier palabra que exprese la necesidad de superarse, día a día, y aprender, para seguir creciendo.

Los motivos pueden ser tan variados como calzarse unas zapatillas, tras 20 años de no hacer nada, e intentar correr al menos 5 minutos seguidos, o mantenerse más 40 horas en una ultra sin venirse abajo.

También puede serlo superar una enfermedad con la que cualquiera aconsejaría —¡es evidente!— no seguir corriendo…

.

El día que dejemos de aprender estaremos muertos.

Referencias:

  • Kapuściński, Ryszard, Viajes con Heródoto [Podróze z Herodotom, 2004], trad. Agata Orzeszek, Barcelona, Anagrama, 5ª edición, 2007, ISBN: 978-84-339-2577-0.

Para los que no se defienden con el inglés, este artículo resume bien la historia de Diane van Deren, recordando también el concepto de «Resilencia» (wikipedia). Y éste otro —en inglés— explica las dificultades por las que Diane tiene que pasar en carrera.

Written by Commedia

Jueves, 28 junio 2012 a 9:32 am

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Increible la historia de esta mujer!! Dice que ella sólo sabe que el tiempo pasa y el sonido de sus pasos le ayudan a mantener el ritmo…
    Seguimos aprendiendo, seguimos viviendo… gracias por compartir!!
    Saludos🙂

    Marga Colón

    Jueves, 28 junio 2012 at 12:54 pm

  2. Estas historias me ponen la carne de gallina, somos, tan dichosos de estar sanos cada que a menudo mo sabemos valorarlo.

    tomas soria(tomypek)

    Jueves, 28 junio 2012 at 8:31 pm

  3. Marga, después de todo «la vida es un aprendizaje constante». ¿Dónde habré leído eso?😉

    Pero Tomás, no es sólo lo que tú dices —que es cierto—, sino también el modo en que entiende su «dolencia». En un momento de la entrevista le preguntan qué beneficio le encuentra a lo que le pasa. Y ella contesta que no lo ve como una desgracia, sino como algo positivo, como un «regalo» —esa es la palabra que emplea—. Olvidar el paso del tiempo la mantiene mentalmente fresca en carreras de 100 millas y la hace sentir «libre, ligera… vibrante, energética». Todo ello, a pesar de que su vida «fuera de las carreras» se resintiera… ¡Pero es que la alternativa era mucho peor! En fin, que de no haberlo entendido así, seguramente nunca habría cruzado su frontera.

    Me alegra leer que ya estás totalmente recuperado de tu paso por el taller… y con nuevas ilusiones🙂

    Commedia

    Viernes, 29 junio 2012 at 1:52 am

  4. Me encanta el encabezado de Kapuszinsky. Yo creo que el sentido de la vida se lo tiene que buscar cada uno, pero desde luego ese me convence completamente.

    Ana

    Domingo, 1 julio 2012 at 4:10 pm

  5. Una cita de Viajes con Heródoto para ti, Ana. El texto en itálica son las citas que Kapuscinski extrae de la Historia de Heródoto.

    Durante todo el tiempo acompaña a Jerjes la sensación de incertidumbre. Este gusano no para de corroerlo. Lo oculta bajo actitudes cargadas de altivez y soberbia. Para sentirse más afianzado, interiormente fortalecido y seguro de su poderío, organiza revistas de las tropas, tanto terrestres como navales. La visión de tamaña mole debe dejar patidifuso, quitar el aliento. El número de flechas disparadas al mismo tiempo de todos los arcos es tan desmesurado que tapa el sol. El número de navíos es incalculable, hay tantos que no se ve el agua de la bahía: Estando ya Jerjes en Abido, quiso ver reunido a todo su ejército. Habían levantado los abidenos encima de un cerro, conforme a la orden que les había dado, un trono primorosamente hecho de mármol blanco. Sentado en él, Jerjes estaba contemplando todo su ejército de mar y tierra esparcido por aquella playa. Este espectáculo despertó en él la curiosidad de ver un remedo de una batalla naval… Una vez celebrado el mismo, quedó el rey muy complacido, tanto por el simulacro como por la vista de la armada. Viendo Jerjes todo el Helesponto cubierto de naves, y llenas asimismo de hombres todas las playas y todas las campiñas de los abidenos, primero se tuvo por el mortal más feliz y de tal se alabó, pero poco después prorrumpió en llanto.

    ¿El rey llora?

    Su tío Artábano, al verlo deshecho en lágrimas, dirige a Jerjes estas palabras: «Majestad, ¿qué novedad es ésta? ¡Poco ha feliz en vuestra opinión, al presente lloráis!» «No lo admires —replicole Jerjes—, pues al contemplar mi armada me ha sobrecogido un afecto de tristeza, doliéndome de lo breve que es la vida de los mortales, y pensando que en tanta muchedumbre de gente ni uno solo quedará al cabo de cien años.»

    Esta conversación en torno a la vida y la muerte se prolongará durante un buen rato todavía, pero una vez acabada, el rey envía a su anciano tío de vuelta a Susa y, al alba, ordena cruzar el estrecho del Helesponto y alcanzar la otra orilla, comienzo de Europa: Empieza a dejarse ver el sol, y Jerjes, haciendo al mar con una copa de oro sus libaciones, pide y ruega al mismo tiempo a aquel su dios que no le acontezca ningún encuentro tal que le obligue a detener el curso de sus victorias antes de haber llegado a los últimos términos de la Europa.

    El ejército de Jerjes —privando de su caudal a los ríos, convirtiendo en víveres cualquier cosa que encuentra a su paso y bordeando las orillas norte del mar Egeo— atraviesa Tracia, Macedonia y Tesalia, y llega hasta las Termópilas.

    Bueno, y después ya sabes lo que ocurrió, ¿verdad?😉

    Commedia

    Lunes, 2 julio 2012 at 8:28 am

  6. Que mataron a los de mi pueblo, esto es, a los buenos.

    Hijo mío, qué habilidad tienes para hilar. No das puntada sin hilo😛

    Ana

    Lunes, 2 julio 2012 at 4:11 pm

  7. Por cierto, tú sabes que nuestro amigo Kavafis tiene una cosa escrita al respecto ¿no?

    Ana

    Lunes, 2 julio 2012 at 4:36 pm

  8. ¿Qué me dices? Cuenta, cuenta🙂

    Commedia

    Lunes, 2 julio 2012 at 4:40 pm

  9. Y sobre los de tu pueblo, es verdad que la palmaron —defendiendo, de paso, a muchos que ahora les ahogan—, pero ¿qué es eso al lado de la inmortalidad?😉

    Commedia

    Lunes, 2 julio 2012 at 4:46 pm

  10. TERMÓPILAS
    Honor a aquellos que en sus vidas
    se dieron por tarea el defender Termópilas.
    Que del deber nunca se apartan;
    justos y rectos en todas sus acciones,
    pero también con piedad y clemencia;
    generosos cuando son ricos, y cuando
    son pobres, a su vez en lo pequeño generosos,
    que ayudan igualmente en lo que pueden;
    que siempre dicen la verdad,
    aunque sin odio para los que mienten.
    Y mayor honor les corresponde
    cuando prevén (y muchos prevén)
    que Efialtes ha de aparecer al fin,
    y que finalmente los medos pasarán.

    Ana

    Lunes, 2 julio 2012 at 5:11 pm

  11. ¡Hermoso! Gracias🙂

    Commedia

    Lunes, 2 julio 2012 at 5:55 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: