Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Divina Locura

with 2 comments

Steve Peterson, que ha ganado cinco veces la Leadville Trail 100 Run, de 160 kilómetros, pertenece a una secta. Se llama Locura Divina (Divine Madness). En ella, por supuesto, se corre; y, por supuesto, se participa en orgías; y también se limpian domicilios, porque de algo hay que vivir. Este último es el más insólito, y más cuestionable, de los punto con los que estos locos divinos buscan alcanzar el nirvana, la iluminación (ya que no el Iluminismo: lejos de eso, que huele tan francés).

Formado en la década de 1980, hacia mediados de los noventa el grupo tenía entre 50 y 100 miembros, la mitad de ellos corredores, muchos de la variante ultramaratoniana. Su origen era la ciudad de Boulder, en el estado norteamericano de Colorado. Por supuesto, su líder es un convencido convencedor señor con barba, nacido en 1948, que se llama o se hace llamar Yo Tizer o, a veces Yousamian Tizer (oficialmente figura como Marc Tizer), y a quien han acusado de ataques sexuales y manipulación psicológica, como si fuera un mesiánico cualquiera de las sierras de Córdoba.

Ellos prefieren que a su grupo se le llame «comunidad» o «ultraclub» antes que secta; hacen consultas comunitarias al I-Ching y siguen las enseñanzas del profeta armenio George Gurdjieff.

La historia de Locura Divina, como se verá, tiene muchos puntos de contacto con la de cualquier otra secta. Pero estos creyentes particulares, además, corren. Y cómo. Cuatro miembros llegaron entre los primeros quince en una de las carreras que ganó Peterson, y una mujer del grupo, Janet Runyan, ganó los 100 kilómetros del campeonato nacional de los Estados Unidos. Los expertos dicen que parte de su éxito es correr en grupos, como hacen kenianos y tarahumaras; llegan a 200 kilómetros semanales.

Un excampeón mundial de maratón tuvo trato con ellos en Boulder e hizo jugosas declaraciones: «No están chiflados. Son buena gente, disciplinados. Se cuidan mucho a sí mismos. Son inteligentes, pero están un poco idos. Algunos no deberían correr tanto como corren. Mi esposa tuvo contacto con ellos en la ruta y los llevó hasta sus casas. Y eran delirantes; es que son muchas horas corriendo bajo el sol…».

Tizer está convencido de que puede establecer conexiones cerebrales, o de pensamiento, por ejemplo con jugadores de baloncesto de la NBA norteamericana a través de la televisión. Le gusta el alcohol como forma de acceder a un diferente estado de la conciencia, y por lo tanto no está prohibido sino que forma parte de la liturgia de los Divine. Correr es para ellos un paso en la demostración de la necesidad de transformarse en algo superior; lesiones y otros contratiempos que se suceden son parte de la resistencia de lo viejo que se niega a morir y lo nuevo que se resiste a nacer (Lilita dixit).

El asunto es que tienen inconvenientes con la ley. Tizer fue denunciado por controlar a su gente mediante el ayuno compulsivo, la falta de sueño (él mismo dice que hay que dormir veinte horas a la semana y que cada órgano duerme cuando puede: el hígado, por ejemplo de tres a cinco de la mañana, más allá del estado de consciencia), el aislameinto de familias y la prohibición de la monogamia (!).

Además, parece que el pícaro Tizer tiene una especie de derecho de pernada con las mujeres que se acercan al grupo. Las que están más tiempo con él se llaman Yo-ladies. Sus dirigentes viven juntos y luego se agrupan en racimos de «familias» de cinco a seis miembros. Tizer dice dónde y cuándo correr; hay momentos en que él decide una carrera de 60 kilómetros y, cuando van por el kilómetro 59, de repente clama: «Bueno, he cambiado de opinión; son 30 kilómetros más». Imponderables de la vida.

Referencias:

  • de Ambrosio, Martín, y Alfredo Ves Losada, ¿Por qué corremos? Las causas científicas del furor de las maratones, Barcelona, Debate, 1ª edición, 2013.

Written by Commedia

Sábado, 6 julio 2013 a 7:07 pm

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pronto veremos como arranca el capítulo español de la secta, seguro. Conozco algunos casos ya…🙂

    mayayo oxigeno

    Miércoles, 9 abril 2014 at 3:18 pm

  2. No me extrañaría nada. La maratón y los ultras están más cerca de la “religión” de lo que pensamos.

    Commedia

    Miércoles, 9 abril 2014 at 3:25 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: