Corre con el Cuento

Cosas del Correr y de Cuentos

Bullfighting

leave a comment »

No deja de sorprenderme encontrar una entrada para la tauromaquia (bullfighting) en una enciclopedia dedicada a los deportes. Quizá sea por el hecho mismo de que la palabra “deporte” encierra tantas y tan diversas interpretaciones, que no nos resulta sencillo ponernos de acuerdo cuando la empleamos.

Pero me llama más la atención que después de un primer párrafo genial, que firmaría cualquier buen científico social alienígena (por aquéllo de ¿qué diría un marciano que aterrizara por aquí y tuviera que hacer un informe sobre las corridas de toros?)…

Las corridas de toros se practican, principalmente, en España y, en menor medida, en México, América Central, Sudamérica, el sur de Francia y Portugal. Su existencia depende de (1) un suministro amplio y constante de toros “nobles” o “bravos” (es decir, toros criados especialmente para embestir agresivamente en línea recta); (2) un suministro amplio y constante de jóvenes pobres [dispuestos a  ser toreros]; (3) un gran número de personas practicantes del culto al héroe y adictas a las emociones fuertes que le ofrecen representaciones de coraje físico en estado puro; (4) un número menor de aficionados obsesionados con los detalles técnicos e históricos; y (5) generaciones de escritores e intelectuales taurinos que consideran las corridas de toros un arte más que un deporte. A lo largo de cualquier año se llevan a cabo, aproximadamente, unas 10.000 corridas de toros en todo el mundo, por lo general en el contexto de una festividad religiosa local, que también puede incluir encierros con toros (o vacas) bravos atravesando las calles de cualquier ciudad, como sucede en las famosas fiestas de Pamplona.

…continúe con algunas barbaridades del tamaño de la catedral de Burgos. Nada mejor que un ejemplo para mostrar lo que quiero decir:

Las reglas de una corrida típica requieren de un toro de unos cuatro o cinco años de edad, que será “picado” en todo lo alto con una larga lanza, para después ser debilitado aún más por las banderillas y por los pases, arriesgados y llamativos, de los toreros y, finalmente, ser matado con una espada empujada por una hombre que viste ropa decorativa en lugar de ropa de protección. Dado que los caballos de los picadores (los jinetes que perforan al toro con lanzas durante la primera etapa de la lucha) llevan en la actualidad un acolchado grueso, la crueldad con los animales se convierte en un elemento accesorio, no fundamental, para la mecánica real de la corrida, es decir, resulta más aparente que real. De hecho, las corridas de toros han creado una reserva ecológica para el toro bravo ibérico, una especie tan rara y única como el búfalo americano, que ahora es acariciado y mimado por los ganaderos. Por otra parte, el concepto arcaico de la virilidad que anima el espectáculo requiere de un digno oponente en todo momento (existen mujeres toreros, pero todavía se las considera como anomalías, del mismo modo que sucede con los enanos y los toreros cómicos). Por eso mismo, el público hispano muestra siempre su desaprobación si perciben que un toro está siendo manejado [lidiado] de manera incorrecta o maltratado. Sin embargo, la psicología de ambos, artistas y espectadores, es totalmente sadomasoquista, como no podría ser de otro modo en un espectáculo que muestra una matanza pública y un riesgo innecesario de la vida humana. Para el estudiante reflexivo del deporte mundial, las corridas de toros plantean cuestiones de naturaleza moral o ética mucho más serias que las que plantean los exaltados activistas en relación a los derechos de los animales.

Madre mía. A ver si encuentro tiempo (y ganas) para terminar de leer el artículo.

Referencias:

  • Mitchell, Timothy. 1996. «Bullfighting.» En Encyclopedia Of World Sport: from Ancient Times to the Present, editada por David Levinson y Karen Christensen, 63-68. Santa Barbara: ABC-CLIO.

Written by Commedia

Miércoles, 25 mayo 2016 a 9:48 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: